Mariana Lopez de Waard | Positividad para el éxito: Los cambios en ti y en los que te rodean.
33327
post-template-default,single,single-post,postid-33327,single-format-standard,theme-hudsonwp,edgt-core-1.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson-ver-3.1,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,woocommerce_installed,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Positividad para el éxito: Los cambios en ti y en los que te rodean.

Tú y yo ya hemos hablado de la necesidad de ponernos una mentalidad positiva en las cabezas. Esa necesidad es por una razón: el éxito requiere esfuerzo, y el esfuerzo necesita de un buen ánimo y de una visión objetiva y calmada para poder reaccionar cuando un reto se resiste.
Se trata de cambiar el chip para que, cuando aparezca un problema vayas directamente a pensar en la solución en lugar de como te hace sentir o los efectos negativos que tendría en tu vida. Esos efectos negativos no tienen por qué existir si trabajas enseguida en buscar la solución.
Se trata, sobre todo, no de ignorar las cosas que no van bien, sino reconocer cómo irían mejor. La positividad no es más que un realismo orientado a la mejora constante. Un realismo feliz y constructivo.
Como he escrito al principio, tu y yo ya hemos hablado de esto: maneras de ganar energías y positividad. Y seguro seguiré hablando del tema porque es imprescindible no perder esta mentalidad y también lo es aprender nuevas formas de ganarla y potenciarla.
Pero, en realidad, hoy no iba a hablar tanto de como instaurar la mentalidad positiva, sino actuar para mantenerla.
Uno de los factores más importantes, que crean una gran influencia en tu vida, es tu entorno. La gente que te rodea y las personas con las que pasas más tiempo, poco a poco pueden transformar tu mente. Por eso, además de incorporar los cambios para rutinas positivas y que ayuden a crear la mentalidad necesaria, es bueno que animes a las personas que te rodean a que compartan ese viaje en el desarrollo personal contigo, incluso si tienen metas y ambiciones muy distintas. Lo haces por ello, pero también lo haces por ti.
Si no puedes ayudar a esas personas, tienes que pensar que tal vez tengas que limitar tu tiempo con ellos. ¡Eso no quiere decir que cortes relación con ellos! No, no te lo tomes tan drásticamente.
Puede ser gente que adores, aunque no compartas sus ideas, puede ser gente que involuntariamente te echen a bajo tus planes con su negatividad o con un exceso de protección, pero que lo hagan con toda su buena fe.
Tú debes valorar qué relación tienes con esas personas, y si son personas importantes para ti, deben seguir siéndolo. Pero en tu camino al éxito, si mantienen comportamientos o pensamientos negativos, tendrás que limitar algo el tiempo que pasas con ellos y, tal vez, no hablar demasiado de tus proyectos, hasta que estés en el buen camino.
Si ellos no quieren cambiar, no podrás insistirles. Pero también ocurre que, cuando ven lo que el cambio ha hecho contigo y con tu vida, son más propensos a creer y querer sumarse a ese cambio, al desarrollo, a la mentalidad y hasta a los riesgos.
Así que, ya sabes. Controla con quién pasa más tiempo, no tienes que sacrificar ninguna relación, sólo administrarla mejor. Intenta pasar más tiempo con gente que tenga la mentalidad positiva orientada al éxito, y no pierdas nunca la fe: a veces la señal aparece, hasta para los más negativos, de que el cambio es necesario y que la felicidad empieza desde dentro.



Translate »