Fábulas: La rana del charco y la rana del pantano.

Fábulas: La rana del charco y la rana del pantano.

Hoy traigo otra fábula que nos servirá para reflexionar sobre las decisiones que tomamos continuamente.

Había un camino poco transitado ubicado muy cerca de un pantano. En el camino, un charquito de agua daba cobijo a una rana y no muy lejos de allí, en el pantano, vivía otra ranita amiga y vecina.

El pantano era profundo, espacioso y la rana que allí vivía insistía cada día en decirle a su amiga que se mudara allí con ella, pues era un lugar mucho más espacioso, con agua de sobra para las dos, donde saltar y nada…

A pesar de que la rana del charco aceptaba que su hogar era un poco pequeño y le faltaba agua para su gusto, cada día exponía una nueva razón por la cual no le era conveniente hacer a la mudanza: su charco era lo que conocía desde siempre y le daba pena dejarlo, su charco era pequeño pero cómodo, el pantano era un lugar demasiado grande y le parecía muy desconcertante, el camino del charco al pantano era largo y lleno de obstáculos… y así un día tras otro.

Hasta el día en que un carruaje decidió tomar ese camino para tomar un atajo, con las pisadas de los caballos y las grandes ruedas dejando su marca por donde pasaban.
La ranita tuvo la suerte de saltar a tiempo, sólo para ver como su charco quedaba completamente destrozado.

Esta es en realidad la situación de muchas personas que reconocen que no están del todo a gusto con cómo le van las cosas, cómo es su vida, cómo es su trabajo y sin embargo siguen poniendo excusas para no cambiarlas. Pero en los últimos años, ya hemos visto muchos ejemplos de que nada es duradero. Cualquier lunes por la mañana en una sala ajena a tu lugar de trabajo, una cifra cambia, y de pronto, todo cambia en multitud de empresas. Un día, esa cifra hace que haya recortes de personal y tu puesto, cómodo, seguro, familiar… se esfuma y con él el resto de tus recursos para mantenerte a flote a ti y a tu familia.

Si fantaseas con cambiar de vida, no pongas excusas ni te resguardes en la comodidad de un empleo que en realidad no te gusta, porque siempre tenemos un carro llamado crisis, a muy poca distancia de cualquier charquito.

¿Estás decidido a salir del charco y nadar en aguas más abundantes? Puedes hacerlo uniéndote a mi equipo de network marketing, y verás que hay muchas más opciones de las que nos habían contado. Escríbeme en este formulario http://marianalw.com/es/oportunidad para que pueda ponerme en contacto contigo.

1

You May Also Like