Una breve visita a grecia y a casa por navidad.

Una breve visita a grecia y a casa por navidad.

Cuando la vida se te presenta llena de emociones y sabes verlo, es difícil poder quedarse parado a esperar que las cosas ocurran. Quieres abarcar todo lo posible, quieres moverte, quieres ver como la acción crea acción que crea reacciones.

Así es como todo diciembre ha sido un encadenar de situaciones que me aportaban mucho de una manera o de otra, y en las que podía aportar yo algo también o que me ayudaban a aportar mejor.

Pero antes de cerrar el mes y también el año, hice otra parada más para seguir con mi concatenación de acciones y reacciones. Y la siguiente parada en este trayecto constante se llamaba Rodas. Si, la ciudad del Coloso, imagen del dios Helio, representación de la mitología clásica del Sol que daba la bienvenida a los navegantes que llegaban a la ciudad.

Hoy no existe tal figura y es casi tan mitológica como el propio Helios en sí. Pero en esta ciudad hay grandeza, hay grandeza colosal, sin necesidad de una enorme estatua que intente hacerles sombra.

Aunque ya había estado en Grecia, era la primera vez visitando esta isla en particular, y quise aprovechar e ir con un poco de tiempo para poder explorarla y disfrutar de sus vistas. Ya no hay coloso, pero esta isla no lo necesita para ser grandiosa.
Han sido tres días llenos de energía y un evento emocionantes junto a mis compañeros griegos Nikos Patakas y Konstantinos Bakalis y de todos estos tres días o dejo unas fotitos.

Y tras despedirme de la Colosal Rodas, mi siguiente parada era hacia el evento más importante de todos: compartir estas fiestas junto a mi familia.

¡Felices fiestas a todos!

0

You May Also Like