¡Gracias, Madrid Soñadora!

¡Gracias, Madrid Soñadora!

Domingo, 26 de noviembre:

A pocos días de que las principales ciudades españolas empiecen a llenar sus calles con las mágicas luces navideñas, Madrid se iluminó con un brillo propio y muy especial: el de los sueños de las personas que están dispuestas a cumplirlos.

Ayer, en el Hotel NH Madrid, Príncipe de Vergara, nos reunimos con líderes de España y de América Latina (estaban Jose Gordo, Quini Amores, Rocío Magan, y Wilmar Cardona desde Colombia), y con un buen número de emprendedores ilusionados, y de personas hambrientas de conocimientos y de libertad.

Cómo hablábamos ayer, España no ha sido nunca el mejor escenario para los negocios de Network Marketing: hemos crecido muy alejados del pensamiento emprendedor; nos agarramos, culturalmente, a lo seguro y a lo fácil. Pero cada vez más personas están rompiendo ese paradigma y se están atreviendo a soñar.

Más y más personas están posicionando España en el mundo del Network Marketing saliendo de esa caja mental que nos han enseñado a apreciar. Saliendo de esa limitación, cambiando mentalidades y abrazando una nueva forma de trabajar y de vivir.

Todos estos soñadores no sólo están cambiando sus vidas, sino cambiando, con sus actos y sus resultados, la realidad de un país que está aprendiendo aún a soñar más grande.

Y por eso tengo que darles las gracias. Gracias por ser la punta de lanza. Gracias por extender la importancia de estar educado financieramente, por extender la revolucionaria idea de que, si quieres algo, debes ir a por ello.

Y también gracias por el regalo que recibí: una preciosa “caja de los sueños”. Un hermoso símbolo de lo conseguido y de lo que aún está por cumplirse.

Saber que inspiras a alguien a hacer algo así, es incluso mayor regalo que cualquier posesión material.  Es una sensación única, de gran fuerza, de saber que estás donde debes estar, con las personas con las que debes trabajar.

Volveremos a vernos, Madrid, así como otras ciudades de mi querida tierra que están despertando, por fin, del letargo, para soñar con los ojos abiertos y la mirada fija en un futuro más brillante.

0

You May Also Like