La reacción a la acción: Mayo en Cali.

La reacción a la acción: Mayo en Cali.

Parece que los últimos meses se han convertido en una sucesión de grandes momentos que impulsan otros momentos mayores, y lo que está por venir serán otro par de meses llenos de grandes momentos. Esto es una reacción en cadena. Es como cuando pones todas las piezas de un dominó en fila de forma perfecta y con la separación precisa entre ellas. Golpeas una y las demás siguen, excepto que este sería un domino que, al ir empujando a las demás piezas, en lugar de revelar uno de sus lados de un solo color, lo que haces es formar un enorme dibujo lleno de colores vibrantes, contando historias maravillosas, alegres, emocionantes y tan reales como la vida misma.

La reacción en cadena empieza de manera distinta en cada uno de nosotros. Todos aportamos un color distinto ese gran dibujo o ese enorme puzzle. El dibujo se hace siempre más grande y más colorido.

Algo así es lo que veo cuando me pongo en pie en un escenario y miro a la sala para descubrir miles de caras en la multitud, algunas conocidas, otras no tanto, pero todas llenas de ilusión. Lo que veo es un gran cuadro que hemos hecho entre todos, donde cada pincelada es una historia que afecta a una persona y a su entorno. Historias de superación, historias de libertad, historias autodescubrimiento…

Pero antes de llegar a ese momento, te voy a contar algo más sobre este fin de semana.

Llegar a Cali fue una alegría en sí mismo, creo que me enamoré de Colombia la primera vez que estuve, y siempre me ha recibido de forma cálida y entusiasta. He vuelto siempre que he podido y esta ocasión no podía perdérmela por nada del mundo.

Además, el viernes se daba uno de esos acontecimientos que hay que aprovecharlos sí o sí: John C. Maxwell daba una conferencia en Cali y algunos líderes de OneLife tenían la oportunidad de reunirse personalmente con él antes de la conferencia. ¿Cómo desaprovechar la oportunidad de aprender de uno de los más grandes entrenadores de liderazgo del mundo? Nos dedicó libros al final del encuentro y hasta me hice una foto con él. No puedo hablar por todos, pero, personalmente, sus palabras me iluminaron. Es todo un lujo compartir una cena con alguien con una mente como la suya.

Una vez en la conferencia sus palabras resonaban e impactaban en miles de mentes, miles de vidas a la vez, y me sentía como en el medio de un momento completamente perfecto, descubriendo nuevas maneras de potenciarme a mí misma aún más y viendo aún más posibilidades de las que ya conocía.

Y el sábado… el sábado es cuando se produce otro punto clave de esa reacción en cadena de la que hablo. Es un evento en el que la cantidad de diamantes y de diamantes azules se había multiplicado de una manera casi increíble. Se le da nombre a un conjunto de horas, de sacrificios y de esfuerzo de las personas, y se convierte no sólo en los resultados, en el cheque, sino en una forma de reconocer su valía, su esfuerzo, su talento. Esto no puede ser otra cosa que hermoso. Es una de las mejores cosas del Network Marketing.

Compartí una historia personal, y miraba a esas caras en el público y sabía que lo que decía tenía un eco profundo en ellos, ellos que ya habían llegado hasta aquí y que podrían llegar mucho más lejos.

Yo recibí un preciosísimo anillo del que me siento muy feliz y orgullosa por lo que representa, pero además de eso, estoy muy feliz por todas las personas de mi equipo que estaban allí celebrando sus propios logros. Quiero felicitarles a todos por el gran trabajo que han estado haciendo y quiero decir que el dibujo aún no está completo. Sólo hemos visto una parte. Debemos seguir colocando fichas en el dominó, piezas del puzzle, puntadas en el gran tapiz… creando algo más grande y maravilloso con nuestro trabajo, pero también creando y viviendo todas esas nuevas historias que un día serán contadas como el sábado fueron contadas las nuestras, e inspirando a otros a que vivan las suyas propias.

Junio, Julio… los próximos meses traerán también fechas importantes a nivel internacional, nuevos pasos y nuevas historias que crear. Pero ya en Latinoamérica estamos creando la siguiente gran reacción en cadena: la próxima vez que nos reunamos, seremos aún más diamantes, más diamantes azules, más diamantes negros. Y tu historia podría ser la próxima.

0

You May Also Like