La organización y el éxito, ¿cuál es su relación?

La organización y el éxito, ¿cuál es su relación?

Un negocio de network marketing es muchas cosas a la vez: es negocio, es ocupación, es estilo de vida, es escuela, es socialización, y es una cantidad asombrosa de experiencias. Es algo simple y muy complejo a la vez que necesitará, de ti, toda tu concentración y tus fuerzas cuando lo estés construyendo.

Descubrir que existe una manera de trabajar diferente, enfocada a largo plazo en ganar libertad en lugar de sobrevivir mes a mes, es algo maravilloso. Descubrir que, además, te conviertes en tu propio jefe, es tanto un privilegio como una responsabilidad. Y aunque una de las más importantes características a desarrollar o a potenciar para conseguir el éxito sea esa de “pensar fuera de la caja”, esa responsabilidad exige algunas reglas.

Y tener una buena organización no es sólo un asunto de responsabilidad, sino también de resultados.

Lo cierto es que no existe tal cosa como la rutina absoluta en este negocio; me he acostumbrado a encontrarme cambiando todos mis horarios de sueño de una semana a la otra y vuelta a empezar, durmiendo sólo tres horas en todo un fin de semana, parar por casa lo justo para cambiar de maleta… Cuanto más progresas hacia el éxito, más difícil es mantenerte organizado. Pero igual de importante, o más, es encontrar los momentos para seguir haciéndolo.

¿Por qué es importante la organización?

Cuando hablo de la organización me refiero a tener dos cosas esenciales impecables: el lugar de tu casa que hayas destinado para ser tu oficina y tu agenda. No se trata sólo de limpieza, aunque eso también es importante.

  • Tener el escritorio despejado y ordenado, y un rincón de trabajo agradable y sin estorbos ni distracciones.
  • Saber dónde está cada cosa, incluyendo números de teléfono (además de en tu propio teléfono, que nunca se sabe), materiales para presentación, y lo que sea.
  • Tu agenda debe estar actualizada y estar clara para que sepas a simple vista el estado de todo: cosas hechas, cosas por hacer, llamadas por hacer, recordatorios, citas, etc…

La razón de hacer todo esto es muy simple. El caos distrae y te puede hacer casi imposible ver los avances que consigues, si es que los consigues a pesar del caos. Y aunque sea un negocio diferente y flexible, es un negocio y tienes que tomártelo muy en serio.

Sin organización es fácil que olvides cosas, como las citas, los seguimientos o todo tipo de tareas grandes o pequeñas. La falta de organización te puede causar confusión, y no tendrás claras qué llamadas habías hecho en los últimos días. Además, si no tienes ningún sistema probablemente tampoco tomes notas sobre tus contactos o reuniones, olvidando también detalles importantes sobe tus prospectos. ¡Hasta podrías confundir nombres!

Es que somos humanos y, aunque queramos, no podemos recordarlo todo con perfecto detalle si no tenemos una ayudita.

En cuanto a tu rincón de trabajo, estoy a favor de probar diferentes lugares gracias a la flexibilidad que este trabajo nos da: puedes repasar tu agenda y hacer llamadas desde el jardín, o mientras das un paseo por el parque. Pero sigue siendo necesario que tengas un rincón de trabajo en casa al que recurrir. Un escritorio, un lugar amplio, decorado como quieras. Un lugar que te anime a ser productivo, que te motive y que no te distraiga.

Una bonita y agradable “oficina” te da energía, te ayuda a producir, a avanzar…

Cuesta muy poco, apenas unos minutos de tu día, mantener esa organización. Y, a cambio, esa organización te devuelve tiempo multiplicado, te la sensación de progreso casi diariamente, y te da una capacidad increíble para llevar adelante todo cuanto quieras sin perder un ápice de profesionalidad.

Así que, no es sólo cuestión de trabajo duro; sobre todo, es cuestión de trabajo inteligente.

0

You May Also Like