La fábula de los cubitos de hielo.

La fábula de los cubitos de hielo.

Hace unos días alguien me contó una historia corta pero hermosísima. Esa historia, fue una vez contada a esa persona por otra que también la oyó. No he logrado encontrar esta fábula o cuento… ni su origen, pero os la contaré más o menos como me la explicaron a mí.

En una nevera se encontraban entre los alimentos y las bebidas, una bandeja de cubitos recién hechos. El agua pasaba de estado líquido a sólido por el frío, pero de forma separada y aislada por las barreras de los cuadraditos del recipiente. Pasaban los días y las noches y los cubitos comenzaban a pasar ese tiempo juntos, aunque separados. Los cubitos hablaban y planeaban, y empezaron a imaginar otra vida fuera de la nevera.

Algunos de esos cubitos estaban cada vez más entusiasmados de estar compartiendo ese tiempo juntos y hablaban, se reían, ¡hasta saltaban! Saltaron tanto que escaparon de la nevera. Viéndose libres y sin las restricciones de aquel envase que los mantenía separados celebraron y se abrazaron unos a otros. Se sonreían los unos a los otros.

Y poco a poco notaron que de los cubitos emanaba algo de agua que se mezclaba bajo ellos. Cuanto más se reían y más celebraban más agua había. Hasta que casi todo lo que había allí era agua. Y, sin embargo, su alegría no paraba. Uno de ellos preguntó:

“¿Qué parte de esta agua soy yo? ¿Y qué parte de esta agua es cada uno de vosotros?”

Pronto vieron que no podían distinguirlo y lo entendieron.

“A partir de ahora, ya no es sólo “tú” o “yo”, a partir de ahora somos “nosotros.”

Y ese pequeño charco de agua… tal vez hoy sea parte de un río, que sea parte de un océano…

 

¿Qué pensáis? Para mí es una manera muy hermosa de contar que cuando perdemos nuestra frialdad, cuando nos libramos de las restricciones que nos ponemos a la hora de tratar con los demás y nos entregamos con el corazón a formar parte de la vida de otros, podemos crear algo mayor más importante. Familias, equipos. Todos somos gotas de agua que, juntos, podemos crear océanos y ser la fuerza de la naturaleza más poderosa.

¿Habéis leído o escuchado esta historia antes? Y, los más importante ¿Habéis experimentado esta sensación de formar parte de algo de lo que puedas decir ese “nosotros”, con ese orgullo y esa felicidad? Yo sí.


¡Dale a Me Gusta a Mariana Lopez de Waard en Facebook para más consejos! Y, si quieres formar parte de un equipo de Network Marketing fuerte, no dudes en enviar un mensaje con tus datos y me pondré en contacto contigo personalmente .

6

You May Also Like