Las reglas de oro para triunfar.

Las reglas de oro para triunfar.

Si ya estás trabajando por cambiar tu vida y estás en pleno proceso de ir a por tu meta, estas reglas te serán mucho más que útiles, te serán de necesidad vital.

Son las reglas que debes autoimponerte para mantener el viento soplando en las alas de tu embarcación, para mantener funcionando el motor que te impulsa por la carretera hacia el éxito.

Regla número 1: Trabaja sin parar.

Bueno, claro que puedes parar, descansar, tener tiempo para tu familia y todas esas cosas. Pero una de las cosas más importantes para impulsar tu negocio es que dediques muchas horas y mucha constancia en los primeros meses. Esta es la parte en la que te estás forjando como networker y en la que estás descubriendo cómo eres en el negocio. La acción masiva puede verse como algo agotador, pero es necesario en el proceso y te ayudará a tener resultados antes.

Regla número 2: Si confías en ti, ya hay al menos una persona que lo hace.

No debe importante demasiado si te dicen que no tienes lo que hay que tener o que no sólo tienes pajaritos en la cabeza. Confía en ti mismo, confía en que si algo no se te da bien es porque aún tienes que aprender más, y que si algo se te da bien podrás hacerlo que se te dé de película. Confía y los demás ya abrirán los ojos. Además, tu confianza en ti mismo te hará las cosas mucho más sencillas: tu confianza se reflejará en la percepción de ti que tendrán los demás y te abrirá más puertas.

Regla número 3: Adiós a la negatividad, y a los negativos.

Esta regla tiene que ver mucho con la anterior. Debes desconectar de los pensamientos negativos, del pesimismo y pasar menos tiempo escuchando a personas que sólo te dicen cosas negativas. Sustitúyelo por actividades de desarrollo y crecimiento personal, por cosas que te hagan feliz y más preparado y seguro para continuar el camino.

Regla número 4: No le tengas miedo al fracaso.

El miedo al fracaso se puede convertir en una obsesión que te impida dar los pasos más importantes. En lugar de eso, piensa fallar el algo natural en el proceso de crecer y hacerse mejor. Permitirte fallar es igual a permitirte actuar sabiendo que vas a acertar… o vas a aprender.

Regla número 5: ¡Rompe algunas reglas!

No éstas, claro está. Se trata de que te relajes de vez en cuando, que no quieras hacerlo todo al pie del manual y te des algo de margen para descubrir otros caminos.

0

You May Also Like