Eventos regionales y globales: ¡pueden ser tu motor hacia el éxito!

Eventos regionales y globales: ¡pueden ser tu motor hacia el éxito!

Hace muy poquito que he estado en un evento regional y es, simplemente, increíble. Ves tanta energía, tanta positividad, tantas ganas de comerse el mundo y cambiar las cosas…

Y si has estado en uno de estos eventos lo sabes, sabes la energía que se concentra en lugares y momentos como éstos.

Por eso existen, entre otras cosas. Además de toda la información, además de los entrenamientos y todo eso, se convierten en un enorme foco de energías compartidas y potenciadas. Y lo que debes hacer es tomar toda energía que has recogido en este evento ¡y usarla!

Estás lleno de motivación y te ves, quizás el próximo año, siendo uno de los líderes que están hablando en el escenario.

¿Y sabes qué? Haces bien en tener esa visión porque yo estuve igual una vez, regresando de un evento global completamente alucinada y sabiendo que estaba en el lugar correcto, yendo en la dirección adecuada. ¡Y así fue!

Yo ahora he conseguido hacer realidad esa visión.

Porque un día tomé toda esa motivación y toda esa energía, y la convertí en algo más que un sentimiento. Lo convertí en poder.

 

La clave está en aprovechar el momento.

No todos los días vas a tener las cosas tan claras, ni vas a estar igual de motivado. Lo cierto es que tampoco puedes esperar a estar motivado para trabajar en tu plan, pero sí que puedes aprovechar ese momento increíble de motivación y hacer que sea útil, que te dé un impulso que será decisivo.

Cuando llegas tras un evento global o regional, tienes una visión muy clara de lo que quieres. Tienes la inspiración y tienes tu meta. Has visto las posibilidades, has conocido las historias de muchos líderes y sabes que la tuya puede encajar perfectamente, porque el único requisito indispensable es QUERER CONSEGUIRLO. Y tú de eso tienes de sobra. ¿No es así?

La primera vez que fui a un evento global vi miles y miles de personas, que ya estaban haciendo con sus vidas justamente lo que querían hacer. La inspiración que sentí, las personas con las que hablé… todo ello me puso en el estado mental adecuado para comenzar a trabajar duro por mi meta.

Pero no debes dejar que ese estado mental se debilite por las distracciones. ¡Tienes que aprovecharlo, fortalecerlo y poner tu plan en movimiento!

El plan.

Toma todo lo que has aprendido en ese evento y aplícalo a un plan intensivo de 90 días. 90 días en los que trabajarás sin saltarte ni uno sólo. ¡Ni un domingo! Ten claro a dónde quieres llegar en ese periodo de tiempo: ganancias, rango, etc…  Te vas a enfrentar a tu primera gran reto en tu negocio. Pero una vez lo superes, vas a verte capaz de TODO.

Día a día.

Cómo he dicho antes, no todos los días vas a sentirte con las mismas energías y el mismo ánimo. Y eso significa que tu motivación no será igual. Siempre puedes trabajar en tu motivación con desarrollo personal (de hecho, ¡debes hacerlo!). Pero es importante que hayas aprovechado tu subidón de energía post-evento para crear una rutina de trabajo que puedas mantener y que te asegure un progreso, aunque tengas un día menos animado.

Mantén el contacto con personas que conociste en el evento.

Aunque sean de otro equipo y no trabajéis en la misma línea, seguro que has hecho buenas migas con otros compañeros, con los que puedes reconectar de tanto en tanto y compartir experiencias. Son personas que entienden tu visión, te entienden y te apoyan.

También puedes contar con personas de tu mismo equipo, reagrupaos, tened una reunión de estrategia y daos un pequeño empujón mutuo.

Recuerda que rodearte de personas con tus mismas ambiciones y sueños, que comprendan tu visión y por qué haces lo que haces, es una de las maneras más efectivas de recargar esa pequeña batería de positividad que te hace falta para darle más impulso a tu negocio. ¡Además de trabajar en tu desarrollo diariamente!

¡Y no pares hasta que hayas logrado tu sueño!

No te pierdas el próximo evento de tu compañía, porque tal vez reconozcan tu trabajo, o simplemente porque es una oportunidad para crecer y seguir llenándote de inspiración, conocer a personas asombrosas y aprendder nuevas técnicas.

Pero sería bonito que en el próximo evento seas tú quien inspire a otros, ¿verdad? Cuento con que así sea. Allí te quiero ver, pero antes, tienes trabajo por hacer.

2

You May Also Like