De Querétaro a casa con muy buenas sensaciones

De Querétaro a casa con muy buenas sensaciones

El sábado pasado, día 12 de noviembre, me despedía con un hasta pronto de México. La parada que daba punto y final a este maravilloso viaje era San Juan del Río, en Querétaro.

La cita con los asistentes al evento era en un hotel llamado Hotel Hacienda La Venta, un lugar que hace fue hace siglos una lujosa casa privada, una hacienda. Había un encanto especial en ese lugar que tenía algo de antiguo y algo de moderno, un lugar que se adaptaba al tiempo para seguir en pie. Y eso es algo que inspira, sobre todo cuando esos son conceptos tan importantes como lo son para mí en este momento de mi vida.

Era una sala pequeña pero acogedora en la que desarrollamos la presentación, tanto por las paredes que nos envolvían como por las personas que acudieron y participaron.

 
Era el último de una serie de eventos pequeños, pero de suma importancia. Y sumando evento tras evento, puedo decir que he llegado a unas mil personas. He hablado antes unas mil personas y he interactuado con más de mil personas en estas dos semanas frenéticas y maravillosas.

Muchas ciudades, muchos rincones memorables y muchos kilómetros entre un lugar y el siguiente. Y todos esos kilómetros han sido para bien. Volvería hacer todos y cada uno de esos kilómetros y, es más, seguro que muy pronto volveré.

Ahora toca volver a casa y apenas descansar, ¡porque el trabajo continúa!

0

You May Also Like