Categoría: Miscellaneous

Hablando desde el punto de vista de una líder con experiencia, sé que hay una diferencia astronómica entre dejar que los nuevos miembros de tu equipo tengan las cosas muy claras desde el principio, o no las tengan.

Es responsabilidad de un líder dar información, consejo, enseñar el sistema y entrenar. Pero además de eso, ser una mano amiga y experta pueda tendérseles ampliamente, más a menudo y mejor cuanto antes. No es cuestión de tratar a nadie como un niño indefenso, pero todos hemos venido una vez a este negocio como absolutos novatos y si entender qué había que hacer.

Esa es, a partes iguales, la gracia y el inconveniente del network marketing; es una carrera que debes aprender desde cero mientas la ejerces.

Y aquí, es como todos nos podemos convertir en más que en líderes, más que uplines, es cuando nos volvemos mentores.

Acoger a alguien nuevo en esta industria, con ilusión, aunque con desconcierto, y estar seguro de que entiendes cuáles son sus prioridades, sus sueños, sus metas, sus ambiciones… y dar el tiempo que haga falta para que esa persona se ponga en el camino correcto para cumplir todo ello. Cómo líder, eso nunca puede ser un engorro, debe ser visto como la oportunidad más grande que tienes en tu vida de dejar una huella y un legado. No importa cuál sea se ambición, cuales sean sus metas. Lo importante es que conseguirás que esa persona sea feliz haciendo lo que desea, ayudando a su familia, descubriéndole un mundo nuevo lleno de tantas posibilidades.

Aunque todos hacemos todo lo posible por ver a esos nuevos asociados brillar con luz propia, siempre hay una “milla extra” que podemos andar para asegurarnos de que así sea.

Mi consejo, para dar aún más apoyo a nuevos miembros y que puedan empezar con más fuerza son los siguientes:

  • Cuando ese nuevo e inexperto asociado haga su lista de contactos, haz una reunión para repasarla juntos y hablar sobre cuáles serían las personas con más posibilidades de unirse al equipo y por qué. Aunque aún le hará falta práctica a la hora de contactar y hacer prospectos, esta sesión será muy útil para que comience a ver la verdadera esencia del negocio: entender a las personas y saber quién se puede realmente beneficiar de la oportunidad.
  • Entiende de verdad sus metas. No te conformes con alguna respuesta vaga porque te arriesgas a que ni esa persona lo sepa de verdad. Desde el principio, hablad muy claro sobre lo que quiere conseguir y si es necesario ayúdale a ver los pasos necesarios hasta alcanzarlo. Enséñale a hacer una planificación de sus metas.
  • No subestimes ninguna meta. No cometas el error de hacer entender a alguien que sus sueños son poco para ti o perderá cualquier motivación que tuviera. No tienes que fingir interés, lo que tienes que hacer es abrir la mente, entender que cada uno de nosotros tiene sueños diferentes y todos y cada uno de ellos son válidos y dignos de respetar. Entendiendo eso, sabrás que tal vez haya compañeros que necesiten tu ayuda durante un poco más de tiempo, pero todos la necesitarán.
  • Anímalos a “lanzarse” lo antes posible. Además de que organicen sus propias reuniones y presentaciones grupales privadas, invítalos a un evento tuyo y dalos a conocer, que se enfrenten al miedo al público y lo superen.

 

Lo importante es conocer donde está la cima para tu equipo y ayudar a cada uno a tener claro desde el principio como debe ser el camino para llegar a su cima particular.

0

Me encuentro en pleno proceso de formación y desarrollo personal, en un curso que está teniendo lugar en Benidorm impartido por Tony Robbins.

Los puntos principales de esta particular educación de vida y salud son:

1. Dar la filosofia y las estrategias que se necesitan para tomar nuevas decisiones sobre tu futuro, a través de:
– La capacidad de coger lo invisible y hacerlo visible
– Romper barreras y conseguir las cosas que realmente quieres de la vida.
– El arte de sentirte pleno, experimentar que no solo sobrevives, sino que fluyes por la vida consistentemente con tu propio ser natural.

2. Comprender como funciona el sistema de tu cuerpo para poder ayudar a su curación de forma natural, con limpieza y actividades de desintoxicación.

3. Ayudarte a tener el coraje de poner un nuevo standard en tu salud, controlando tu nutrición con la comida, los líquidos y suplementos que tomamos.

4. Exposición de nuevos puntos de vista en áreas de salud: emociones, relaciones, tiempo y espiritualidad.

5. Continuar con el proceso de acondicionamiento mental y emocional para un óptimo disfrute, felicidad, salud, éxito y plenitud.

Cómo veis, yo ya he empezado a disfrutar de los beneficios de este entrenamiento para la vida y os dejo unas fotos para qué veáis las energías que fluyen desde aquí.

 

 

0

Cuando trabajas en el network marketing, con un horario que no existe que no tiene un limite ni un “has de trabajar desde las 8 hasta las dos”, si no que se mezcla con tu vida diaria, a veces se puede complicar un poco. El principal problema es que necesitamos inspirarnos, motivarnos, necesitamos estar dándolo todo en lo que hacemos y necesitamos hacerlo solos. Nadie va a venir a decirnos que nos tenemos que levantar a tal hora, empezar a repasar la agenda, llamar a tal persona o a aquella, concertar una cita a las cinco….

La motivación es importante, pero hay que tener en cuenta que a veces la motivación es pasajera. La motivación no dura, no podemos esperar levantarnos motivados a hacer todas esas cosas. Tenemos que trabajar y ejercitar la motivación hasta que se convierta en una parte natural de nosotros. Para que la inspiración y la energía fluyan por nosotros con muy poco esfuerzo es necesario invertir un poco más de ello al principio.

Hoy voy a contar algunos trucos para mantenerte motivado y que fácilmente se convertirán en hábitos.

¡Muevete!
Algo de ejercicio siempre es bueno, pero es que además no hay nada que desmotive más que la falta de movimiento. No te quedes mustio delante de tu agenda o de la bandeja de correo: levántate, ponte un café, da un paseo por la casa…

Planifica.
No sólo lo que vas a hacer hoy, si no también lo que deberías hacer mañana. Levántate con los objetivos del día claros y repasa por al noche cómo ha y como quieres que vaya el día siguiente. Además de ayudarte con tu productividad, te dará una visión de lo que has conseguido y lo que has avanzado. Y eso es el éxito, un pequeño éxito todos los días.

Inspírate con frases.
Puede que ahora no te lo parezca, pero son muy útiles. A mi me encantan las frases inspiradoras, no sólo te hacen pensar, sino que pueden darte ese pequeño empujoncito que necesitas en un momento dado. Ten algunas que te motiven especialmente a mano, en el escritorio, en tu pared, en papelitos en tu agenda…

No abandones enseguida.
Tienes una tarea que no te apetece o no tienes el día para ello. Pero no abandones. Inténtalo un poco, tu inténtalo. A veces simplemente necesitas meterte en ello, despejarte, centrarte y empezar. Y luego la motivación va llegando.

Nadie es perfecto, asúmelo.
Ni tu, ni yo, ni nadie. Todos cometemos errores y aceptarlo es la mejor manera para ser mejores aún en lo que ya somos buenos. Pero las mejoras ocurren poco a poco y con paciencia, si te obsesionas con la perfección y que las cosas te salgan perfectas a la primera solo conseguirás frustraciones y por supuesto, a desmotivarte.

Relájate.
La motivación y las energías funcionan durante un tiempo limitado, es decir, no puedes pretender trabajar 15 horas seguidas con las mismas ganas. Por mucho que lo intentes, simplemente es imposible. Tomate un descanso de tanto en tanto, lee, da un paseo, haz algo que te relaje. Tienes que recargar. Cuando vuelvas al trabajo estarás como nuevo y lo verás todo con otra perspectiva.

¡Pronto más trucos para fomentar nuestra motivación!

8

Vivir sin preocuparnos por las facturas, las deudas, sin pensar si podremos tener la nevera llena y los libros y la ropa de los niños para el cole. Vivir sin hacer números constantemente y recortar de aquí para poder pagar aquello. Poder encender la calefacción en invierno sin pensar si eso va a hacer que no puedas pagar la hipoteca o el alquiler. Todo eso es un tipo de libertad muy concreto, es la libertad para vivir sin preocupaciones sobre lo material, para vivir solamente pensando en lo importante que es tu desarrollo, tu vida, y la de tu familia. Eso es lo que llamamos libertad financiera.

Aunque siendo más concretos, hay quien mide la libertad financiera dependiendo del siguiente factor: Si mañana mismo dejaras tu trabajo, ¿Cuánto tiempo podrías mantener tus necesidades cubiertas?

No se trata de riqueza. La libertad financiera no tiene nada que ver lujos y excesos, si no con la libertad de vivir bien. Es una riqueza, si, en tiempo, en bienestar, en salud, en amor… Es tener la capacidad de disfrutar de la vida tal como es. Así que por otro lado, la libertad financiera significa que tus ganancias para cubrir gastos y necesidades no requieren un elevado coste en tu tiempo.

Tener libertad financiera también significa saber administrarte, ya que tener un buen colchón de ingresos o ahorros no significa que empieces a derrochar. Una buena gestión de tus ahorros puede darte una libertad mayor y una libertad mayor significará una mejor calidad de vida.

¿Cómo conseguirla?
Pues la respuesta es muy sencilla. Necesitas un trabajo nuevo. Necesitas un trabajo que te permita ser persona y no un simple engranaje de la maquinaria y que te genere ingresos aun cuando estés tomándote un día libre con tu familia. Por eso el network marketing es un buen ejemplo de un trabajo que da libertad financiera, ya que puedes dedicarle el tiempo que tu quieras dedicarle. Es un trabajo muy social y agradecido para la mente y el ánimo en el que puedes tomarte tiempo para conocer a tus clientes o tus posibles asociados y despreocuparte por hacer determinadas ventas o no. Al final, las cosas irán marchando, los productos irán fluyendo y tu estarás viendo los frutos de tu trabajo mientras tomas un café, mientras disfrutas del tiempo en familia, o mientras descubres nuevas amistades.

Además, hablemos de trabajos y trabajos. No es lo mismo un trabajo que te pida un horario estricto, una serie de horas inflexibles y constantes, haciendo algo que ni siquiera te gusta, en un entorno que not e agrada, con compañeros que no soportas. Y pensando en llegar a casa, en coger vacaciones y olvidarte del trabajo por un tiempo. No es lo mismo que hacer un trabajo en el que tu decides cómo repartir tus horas, con quien hablar, con quien trabajar, dónde trabajar y cómo hacerlo. Tu tienes un producto, o una idea, o un proyecto y tienes que darle salida, ponerlo en movimiento y que se venda o se comparta. Pero tu escoges cómo, no desde una oficina, una tienda física, no de tal hora a tal hora y con un descansito para comer.

Esto también forma parte de la libertad financiera. No debe ser sólo la capacidad de poder vivir sin trabajar, si no poder trabajar sin dejar de vivir. La libertad financiera también puede significar trabajar bajo tus condiciones y ganar dinero sin sacrificar tu vida personal, y trabajando de forma en que adores tu trabajo. Que disfrutes haciéndolo. Ese es un detalle importante, uno pequeño, pero que lo puede cambiar todo.

2