Blockchain y OneCoin, ¡la explicación más sencilla del mundo!

Blockchain y OneCoin, ¡la explicación más sencilla del mundo!

Si aún no entiendes qué es OneCoin y la blockchain, has leído muchísimos manuales y todos te suenan enrevesados y complicados, o si necesitas explicárselo a alguien que no consigue entenderlo y realmente quieres que aprenda, esta sencilla explicación te ayudará a hacerlo.

Sabemos que estos conceptos tan nuevos e innovadores pueden asustar y confundir, ¡pero después de leer esto todo tendrá sentido!

Estamos sentados/as en el parque. Hace un gran día. Tengo una manzana, y te la doy.

Cheerful women are sitting on green grass near a basket of food and flowers. The blond lady is giving an apple to her friend. She is looking at her with joy and smiling

Tú ahora tienes una manzana y y no tengo ninguna. Simple, ¿verdad?

Vamos a analizar lo que acaba de pasar:

Mi manzana ha sido colocada físicamente en tu mano. Sabes qué ocurrió. Yo estaba ahí, tú estabas ahí – la has tocado.

No necesitamos una tercera persona que nos ayudara con la transferencia. No necesitamos que el Tío Tommy (que es un famoso juez) se sentara con nosotros en el banco y confirmara que la manzana pasaba de mí a ti.

¡La manzana es tuya! Yo no puedo darte otra manzana porque ya no me quedan. No puedo controlarla más. La manzana ha abandonado mi posesión por completo. Ahora tienes completo control de esa manzana. Puedes dársela a tu amigo si quieres, y entonces ese amigo podría dársela a su amigo, y de ahí en adelante.

En eso consiste un intercambio en persona. Supongo que será lo mismo si te doy un plátano, un libro, una moneda, o un billete…

Pero me estoy adelantando.

¡Volvamos a las manzanas!

8-bit style red appleAhora digamos que tengo una manzana digital. Toma, te doy mi manzana digital. ¡Ah! Ahora es cuando se vuelve interesante.

¿Cómo puedes saber que esa manzana digital, que era mía, ahora es tuya y sólo tuya? Piensa en ello durante un segundo. Es más complicado, ¿verdad? ¿Cómo sabes que no le mandé esa manzana antes al Tío Tommy como adjunto en un email antes? ¿O a tu amigo Joe? ¿O a mi amiga Lisa también?

Quizá yo hice un par de copias de esa manzana digital en mi ordenador. Quizá la puse en Internet y un millón de personas se la descargó.

Como ves, este intercambio digital supone un problema. Mandar manzanas digitales no se parece a mandar manzanas físicas.

Algunos expertos informáticos tienen un nombre para este problema: se llama el problema del doble gasto. Pero no te preocupes por ello. Todo lo que necesitas saber es que les ha confundido durante bastante tiempo y nunca lo han resuelto. Hasta ahora.

Pero intentemos pensar una solución nosotros mismos.

Registros

Quizá estas manzanas digitales necesitan poder rastrearse con un registro. Es básicamente un libro de contabilidad en el que llevar la cuenta de todas nuestras transacciones.

Este registro, siendo digital, necesita vivir en su propio mundo y tener a alguien a su cargo.

Igual que en “World of Warcraft”, por ejemplo. Blizzard, quienes crearon el juego online, necesitan tener un “registro digital” de todas las espadas llameantes raras que existen en su sistema. Alguien como ellos podría hacer un seguimiento de nuestras manzanas digitales. ¡Genial, todo resuelto!

Problemas

Aún así, hay algunos problemas:

  1. ¿Y si alguien de Blizzard creara más? ¡Podría añadir manzanas digitales a su cuenta siempre que quisiera!
  2. No es lo mismo que cuando estábamos en el parque aquel día. Éramos sólo tú y yo entonces. Pasar por Blizzard sería como incluir al Tío Tommy (una tercera parte) en el juego para todas nuestras transacciones del parque. ¿Cómo podría simplemente darte la manzana a ti de la manera más simple?

¿Hay alguna manera de reproducir lo más fielmente posible esa transacción del banco del parque en digital? Parece difícil…

La solución

¿Y si le diéramos ese registro a todo el mundo? En vez de tenerlo en un ordenador de Blizzard, el registro viviría en todos los ordenadores. Todas las transacciones que han ocurrido, en todo el tiempo, en manzanas digitales, se grabarían en él.

No puedes engañarle. No puedo mandarte manzanas digitales que no tengo porque entonces no se sincronizaría con los sistemas de todos los demás. Sería un sistema muy difícil de vencer, especialmente si se hiciera grande.

Además, no está controlado por una persona, así que sé que no hay nadie que pueda decidir simplemente darse a sí mismo más manzanas. Las reglas del sistema estaban definidas al principio.

Y el código y reglas son abiertos – igual que el software que se usa en el teléfono Android de tu madre. O como Wikipedia. Está hecho así para que gente inteligente pueda mantenerlo, asegurarlo, mejorarlo, y vigilarlo.

Podrías participar en esta red tú también – actualizando el registro y asegurándote de que todo concuerda. Por las molestias te darían unas 25 manzanas digitales como recompensa. De hecho, esa es la única manera de crear más manzanas digitales en el sistema. (Sí, ¡estamos hablando del proceso de minería! Eso tan extraño que has leído algunas veces y que, seguramente, no has entendido hasta ahora).

Lo hemos simplificado un poco… Pero el sistema que hemos explicado existe. Se llama BLOCKCHAIN. Y esas manzanas digitales son onecoins dentro del sistema. Así que, ¿has visto lo que ha ocurrido?

¿Qué permite el registro público?

  1. Es de código abierto, ¿recuerdas? El número total de manzanas se definió en el registro público al principio. Sé la cantidad exacta que hay. Dentro del sistema, sé que son limitadas.
  2. Cuando hago un intercambio ahora puedo certificar que la manzana digital dejó mi posesión y ahora es completamente tuya. Antes no era capaz de decir eso sobre cosas digitales. Ahora es actualizado y verificado por el registro público.
  3. Al ser un registro público, no necesito al Tío Tommy (tercera parte) para asegurar que no hice trampas, o copias extra para mí mismo, o envié manzanas por duplicado, o triplicado…

Dentro del sistema, el intercambio de una manzana digital ahora es justo como el de una física. Es tan bueno como ver una manzana física abandonar mi mano y caer en tu bolsillo. Igual que en el parque, en el intercambio participaron sólo dos personas. Tú y yo, y no necesitamos al Tío Tommy para que fuera válido.

En otras palabras, se comporta como un objeto físico.

¿Pero sabes qué es genial? Sigue siendo digital.

Ahora podemos lidiar con 1.000 manzanas, o 1 millón de manzanas, o incluso 0,000001 manzanas. Puedo mandarlas con el click de un botón, y podría dejarlas caer en tu bolsillo digital aunque yo estuviera en Nicaragua y tú en Nueva York.

¡Incluso puedo mandar otras cosas con estas manzanas! Es digital, al fin y al cabo. Quizá puedo adjuntar algo de texto – una nota digital. O incluso puedo adjuntar cosas más importantes; como digamos un contrato, un certificado de acciones, o un documento de identidad.

Esperamos que este artículo te haya resultado de utilidad y, si lo ha hecho, ¡compártelo con tus amigos!

2

About juan

    You May Also Like