¡La Dieta Milagrosa que cambia vidas!

¡La Dieta Milagrosa que cambia vidas!

Hay muchas probabilidades que tú, seas quien seas y tengas la edad que tengas, y que me estás leyendo ahora mismo, hayas probado al menos un par de dietas a lo largo de tu vida. Y es probable que aun veas la tentación de probar alguna nueva por el bien de tu salud, o puede que incluso por la figura.

En cuanto a eso, os puedo decir que la verdadera dieta que mejor le puede venir a tu organismo es simplemente aquella en la que prestas atención a lo que realmente estás comiendo y qué es lo que aporta a tu cuerpo y a su salud. Siempre se trata de evitar aquello que nos tóxico de una forma o de otras.

Pero, en nuestra vida en general, también podríamos hacer algo similar.

¿Qué pasa si pongo toda mi vida a dieta? Puedes encontrarte con un cambio radical en ella.

¿Cómo puedo poner mi vida a dieta? Es muy fácil, sólo tenemos que balancear las cosas que nos sientan bien y las que nos sientan mal. Hay elementos tóxicos que podemos empezar a evitar en nuestras vidas, al igual que evitaríamos aquellos que sabemos que es malo para la salud.

– Pensamientos Negativos:

Deja de alimentar tu cerebro con malos pensamientos. La negatividad tiene un impacto grande y horrible en tu vida. Comienza quitándote energías, sigue haciéndote creer que todo es peor de lo que parece, y no te deja disfrutar de los logros y de las cosas buenas del día a día. Los pensamientos negativos también te hacen perder el enfoque ¡y hasta te sabotean los planes!

– Personas negativas:

Nada hay más toxico para tu nuevo estado vital que las personas que van a llenarte la cabeza con su negatividad, poniéndole pegas a todo lo que haces y hasta comiéndose tus sueños. Hay personas que no te dejarán despegar nunca y que te mantienen con los pies pegados a una falsa y gris realidad. Lo peor es que lo hacen porque creen que deben. Y también hay gente que simplemente es tóxica sin más.

Tienes que ponerle fin a eso, llamar la atención a quien quiera cambiar su “ingesta de malos pensamientos”, y si no quiere cambiar… mejor estarás sin escuchar sus negatividades todos los días.

– Inseguridades:

Es difícil deshacerse de la inseguridad ya que es algo que se nos ha pegado, que nos ha calado muy hondo y nos acompaña siempre. Es una parte negativa de nosotros que no nos deja ser quienes estamos destinados a ser porque piensa que no nos lo merecemos. Aprende a valorarte más, a creer más en tus talentos y en lo que ya tienes que ofrecer.

Lo que podemos añadir a nuestra dieta de vida:

– Conocimientos:

Añade nuevas habilidades y experiencias que también ayudarán a mantener las inseguridades lejos y nuestra autoestima bien alimentada. Además de eso nos dará la posibilidad de ser mejores en nuestro trabajo y nos darán resultados a largo plazo.

– Positividad:

La positividad no es pensar que todo saldrá bien sin que tengamos que hacer nada, o ignorar los problemas o los conflictos. La positividad es ser capaz de centrarnos en la solución más que el problema en sí mismo.

– Gratitud:

Añade unas buenas pizcas de gratitud cada día. Agradece lo que tienes hoy y las personas que te apoyan, agradece cada noche por aquello que ha salido bien durante el día y, verás que, si haces recuento, siempre superará por número a lo que puede que no haya salido tan bien. Debemos dejar de poner todo el foco siempre en el lado equivocado.

Prueba esta dieta sin saltártela ni un solo día durante, al menos, un mes y verás como tu vida cambia drásticamente. Y no sólo eso, ¡será la única dieta que jamás te tientes a abandonar una vez la pruebas!

1

You May Also Like