Día: 26 diciembre, 2017

Una persona se marcha de tu equipo asegurando que esto es una perdida de tiempo, de dinero y que, además, seguro que es una estafa. La razón de ese disgusto, de su enfado y de su abandono reside en que las expectativas que puso en el network marketing no se correspondieron con lo que en realidad sucedió.

La culpa no es tuya, o quizás si lo fue si a esa persona le dijiste que iba a ser muy fácil y que iba a ganar mucho dinero muy pronto. Pero digamos que no lo hiciste, espero que seas una persona sensata y sepas la importancia de decirle a todas las personas con las que quieres trabajar que esto es un asunto serio. Así que no fue culpa tuya.

Pero para que quede claro, aquí es donde esta la clave: en tomárselo muy en serio, como una verdadera carrera profesional, ¡como lo que es!

Cualquiera que entre pensando que probará dos o tres meses y si no le funciona lo dejará, seguramente vea sus “sospechas” confirmadas porque no funcionará. Cualquiera que entre esperando ganar miles de euros nada más comenzar y haciendo muy poco esfuerzo se dará de bruces con una realidad muy distinta y mucho más dura. Hay quien decide “probar” el network marketing como el que prueba a comprar un billete de lotería, haciendo una pequeña inversión y esperando que eso se convierta en millones de la noche a la mañana. Pero el network marketing no es un billete de lotería, es una carrera en la que debes formarte

La diferencia entre el network marketing y otras carreras profesionales es que, en los otros casos, te preparas con años de antelación, estudias, haces prácticas… Y entiendes perfectamente que es lo normal. Tendrás que asumir responsabilidades que están por debajo de tu preparación y están mucho peor pagadas antes de comenzar a ver los frutos de tus años de estudio. Pero en el network marketing, los primeros años de trabajo son esos años de estudio. Es formación, son prácticas, ¡y ya estás comenzando a generar ingresos!

Quizás no sean espectaculares. De hecho, al principio parecerán unos ingresos algo decepcionantes y hasta puede que te dejen con un presupuesto muy apretado durante un tiempo. Pero sabes que merece la pena, porque en esos momentos ya no estás trabajando para llegar al final de mes, estás trabajando para construirte un futuro de libertad absoluta y de prosperidad.

Todos tenemos unas prioridades distintas, lo entiendo. Así que, si existen personas en mi equipo, o tu equipo, que no quieran dedicarse a esto a tiempo completo, y sólo quieren algunos ingresos extra para complementar su sueldo, es su decisión y es muy válida. Lo único que deben tener muy claro desde el principio es cuáles son los ingresos a los que aspiran realmente, conocer cuánto trabajo semanal o mensual les va a costar generar esos ingresos y justar sus agendas a eso.

Sea como sea, sea cual sea tu caso, y cual sea el de tus asociados, lo más importante a tener en cuenta es esto: no existe el éxito fácil, sólo existen alternativas de negocio que pueden ser más prósperas que otras, o que requieren menos inversión que otras. Pero todo negocio necesita su estrategia y su desarrollo, y toda carrera necesita preparación y práctica.

Nada está en manos de la suerte, por eso, nadie debería comenzar su negocio diciendo que “espera tener suerte” en esta industria, ni deberías admitir en tu equipo a nadie que piense así. No existe la suerte, no es una lotería, es una carrera profesional.

0