Mes: octubre 2017

La velocidad a la que tu equipo crece, se desarrolla, sube de nivel y genera ventas depende de ti. Tú vas a marcar la velocidad, pero también la potencia.

Puede ser un paseo en bici, o puede ser un tren de alta velocidad dispuesto a recorrer un país entero en cuestión de horas.

Puedes crear un despegue lento o uno rápido para tus nuevos miembros.

Y sea cual sea el ritmo que escojas estará bien mientras tengas en cuenta lo siguiente:

Que no pare de moverse. Y para ello, tu no debes parar.

Tu equipo se fija en ti, tú eres su principal ejemplo e inspiración, y es tu responsabilidad mantener el ritmo para el resto del equipo. Mantener el movimiento empezando por ti.

Sin embargo, a la hora de tratar con tu equipo, siempre debes recordar que no eres un jefe, no eres una figura autoritaria que deba exigir que mantengan el ritmo por medio de la imposición. Es también tu responsabilidad estar para ayudarles en el principio, cuando debes hacer un esfuerzo extra para impulsarlos hasta que ellos adquieran su propia velocidad. Pero también estarás para ellos más adelante, como compañero, como alguien con quien puede contar en todo momento.

Desde arriba, hasta más abajo, todo tu equipo necesitará tu ayuda en un momento u otro.

Cómo líder, no debes relajarte demasiado y desentenderte del equipo, ni dejar que otros bajo tu responsabilidad lo hagan. Aunque la barra que señala nuestras ambiciones personales está más alta para unos que para otros, y es algo perfectamente normal y entendible, lo que debe estar siempre igualado es el nivel de compromiso que tenemos con los miembros de nuestro equipo.

Cada persona a la que ayudes a obtener resultados, es un miembro poderoso más en un equipo cada vez más poderoso.

También debes recordar que un líder nunca deja de aprender. Los nuevos conocimientos que ganas te ayudarán a mantener siempre un equipo activo y exitoso. Lo que aprendes lo transmites, y siempre mantienes mentes abiertas y una visión fresca y actualizada de todo.

Al final de todo, estar siempre para tu equipo no significa que tu equipo dependa para ti de todo. Sino que seas capaz de construir un equipo fuerte, pero que no dude en consultarte, que siempre sepa a donde a acudir, pero que cada vez lo necesite menos. Un equipo de líderes que sea capaz de hacer por otros lo que tú has hecho por ellos. Dejarlos volar, triunfar… Pero sin llegar a abandonarlos.

Después de todo, tu seguirás marcando el ritmo para todos, y siendo alguien cercano, visible y activo, es la mejor manera de liderar hacia adelante y sin pausas.

0

Te digo esto y quizás me digas que ya lo sabes. Es algo obvio. Pero, ¿Sabes lo que implica realmente?

Lo que quiero decir es que un líder, como ser humano que es, es imperfecto. Y esa imperfección es natural, es normal, es aceptable.

Debes desterrar de tu cabeza la idea de que para ser un buen líder debes convertirte en alguien que para empezar no eres y, para terminar, nadie lo es.

Cómo líder, debes tener también libertad de ser tú. Una versión cada vez más mejorada mediante tiempo, desarrollo y experiencia, pero siempre tú. Sin reprimir lo que sientes y sin impedirte tener tus días malos y tus días buenos.

Simplemente asume tu responsabilidad para mejorar aquello que puedas, o date tiempo para recargar tus pilas.

Cómo líder, tendrás visión y tendrás tus metas. Pero tiene mucho más valor y es mucho más realista ser capaz de adaptarte a un cambio de planes, o ser capaz de analizar tu camino sobre la marcha y entender si debes cambiar algo.

Si te has equivocado en algo no pasa nada, nadie te pedirá que sepas las respuestas a todo desde que comienzas tu planificación.

No eres infalible. Nadie es infalible. Está bien… Y serás capaz de lograr muchas más cosas si tienes la mente abierta a ello, si dejas de agobiarte pensando en que no debes fallar ni un solo paso.

Pase lo que pase, hagas lo que hagas, siempre habrá alguien que lo habría hecho de otro modo, quizás lo hagas mejor, quizás lo hagas peor, quizás encuentres una mejor manera… Pero lo harás a TÚ MANERA.

Eres una persona real. Con defectos, con sentimientos, con opiniones, con experiencias… Eres una persona con sueños, una persona dispuesta a retarse. Al ser un líder no necesitas ser perfecto, sólo necesitas hacer las cosas con corazón y poniendo un interés genuíno en seguir aprendiendo.

2

Artículo original de One Dream Team.

La segunda gran convención que vivimos en este mes de octubre se ha producido hace apenas algunas horas en Panamá, y nos ha dejado muchísimas emociones.

El comienzo lo daba oficialmente la cena de gala de la OneWorld Foundation, una ocasión que ya comenzaba a vestir de magia a todo el fin de semana. Y es que se trataba de una celebración solidaria en la que el protagonista principal debía ser los sueños de los niños, y parte de ese imaginario infantil mágico, creativo y optimista estaba muy presente en la sala. La mayor donación registrada en la cena fue de unos cincuenta mil Ones, en otras palabras, casi ochocientos mil Euros. Y sólo fue una de las muchas que se hicieron por la educación de los niños.

El sábado se destinó exclusivamente para la formación de los líderes. Oradores venidos de todas partes de América Latina y otros rincones del mundo impartieron un buen número de intensivos e impactantes entrenamientos.

Pero el gran día, la fecha que todos estábamos esperando, fue ayer domingo. Y la realidad superó todas nuestras expectativas.

El evento comenzaba con una visión de fantasía, una joven con grandes alas de mariposa brillaba en el centro del escenario. Un hermoso símbolo de la transformación y del crecimiento, de cómo nuestro proyecto está finalmente desplegando sus poderosas alas. Un comienzo de cuento de hadas para una jornada verdaderamente mágica.

El evento era conducido por el ilusionista Frank Nicols, quien nos dio algunos momentos de magia y humor a lo largo de todo el evento, y por las líderes Diane Mendivelso y Alejandra Chica, quienes demostraron ser unas formidables presentadoras, energéticas y dinámicas. Presentadoras que, a lo largo del evento y junto Jose Gordo, animaron al público sorteando varios pases dobles para un crucero por el Caribe.

En cuanto a los oradores del día tuvimos una selección realmente espectacular.

El primero fue Simon Le, Crown Diamond de Vietnam, que compartió su historia y su estrategia para lograr un equipo como el suyo. Entender el éxito desde el punto de vista de alguien como Simon Le es realmente algo revelador, pues se trata de un hombre que jamás antes había trabajado en esta industria, hasta conocer OneLife. De lo que sí entendía bastante, era de finanzas y de cómo los mercados cambian, mutan, o se extinguen.

Simon es un analista financiero y ha trabajado en lugares como Silicon Valley. También ha vivido en primera persona los efectos de la crisis y ha luchado por montar su propio negocio. Cuando Simon conoció el proyecto de OneCoin, apenas había tres mil personas inscritas y enseguida quiso ser una de las personas pioneras, sobre todo tras haber dejado pasar la oportunidad con el bitcoin. Su familia no estaba muy feliz por su decisión. Pero ahí lo veis hoy día, una de las personas más exitosas de la compañía y que ha creado e impulsado grandes equipos en toda Asia.

El señor Le nos deja las directrices más importantes para seguir sus pasos: Reconocimiento, presentaciones sencillas, conocimiento y duplicación.

Tras Simon Lee, nuestro compañero de argentina Alejandro Taylor llenó de magia de nuevo el escenario al pedirle matrimonio a su novia ante todos nosotros. Un emotivo momento. Ella dijo que sí entusiasmada y realmente emocionada.

El siguiente fue el fundador de One Dream Team, Staffan Liback.

Liback nos hablaba de la necesidad de abandonar las excusas. Una persona exitosa y otra que no lo ha sido, pueden tener el mismo material inicial con el que trabajar, la diferencia está en lo que ambos deciden hacer con eso.

Nos animó a ver que el Network Marketing tal vez no sea fácil, pero es algo realmente simple y apenas necesitamos mucho más que nuestra voluntad y nuestra disciplina, para hacer cosas tan sencillas como tres reuniones al día.

También hubo un momento para hablar del futuro: Dentro de un año, uno de los mayores cambios en la compañía se producirá cuando la moneda ONE se independice completamente, salga al mercado y crezca ella sola con la demanda. Cambiarán productos y cambiarán modelos, y nosotros simplemente tendremos que adaptarnos y seguir ofreciendo más innovación y más educación… Será diferente, pero será maravilloso.

Durante el evento se habían reconocido a los zafiros, a los rubís, a los esmeraldas… y cuando llegó el turno del reconocimiento de los diamantes paso algo sorprendente. Dos líderes avanzaron desde el fondo de la sala, hasta el escenario, vestidos de soldados romanos, o tal vez espartanos, y gritando consignas de ánimo para todos aquellos dispuestos a convertirse en los nuevos diamantes de la compañía.

Esos líderes eran Esteban Merizalde y Rodolfo Rodríguez.

Su misión no era solamente reconocer a los nuevos diamantes – aunque así lo hicieran después – sino alentar a la creación de 500 nuevos diamantes en América Latina.

El siguiente orador de la tarde era un invitado especial y una gran sorpresa de casi última hora. Ni más ni menos que Omar Villalobos, un coach y orador motivacional bien conocido en América Latina y uno de los más potentes y energéticos de todo el mundo.

Con su vitalidad y su humor particulares nos dejó un mensaje muy importante: debemos reconocer el poder de nuestra mente, de nuestras decisiones y dominar los miedos que nos impiden vivir plenamente. No a abandonar los miedos, no a ignorar los miedos, sino dominarlos, porque el miedo te hace más fuerte.

Omar también nos recordó la importancia de llenarnos de amor. El amor a uno mismo no tiene por qué ser soberbia, no es una tontería.

Cuando Omar deja el escenario, sentimos que realmente ha puesto dentro de nosotros un sentimiento de valentía muy poderoso, de que somos capaces de lograr cualquier cosa, y lo ha conseguido haciéndonos pasar uno de los ratos más divertidos del fin de semana. Es siempre un gran regalo tener sus presentaciones.

Tras él llega otro momento emotivo, cuando Staffan Liback entregó un regalo personal a Jose Gordo, embajador de OneLife en América Latina, y dieron paso al reconocimiento de los Blue y Black Diamonds.

Cada uno de los reconocidos dio unas palabras de agradecimiento. Las emociones llenaban la sala con cada uno de ellos. Un gran momento que muchos recordaremos.

Pero aún quedaba evento por delante, y sorpresas que desvelar.

Jose Gordo, embajador de OneLife en América Latina, habló de como algunas personas quieren dañar “nuestro reinado” nuestro “castillo.” Y cómo nos defendemos, no con arcos y flechas, sino con información.

Pero no sólo venía a animarnos, también traía sorpresas.  También anunció apertura de nuevas oficinas en Quito, Guadalajara, Bogotá, y Buenos Aires, con atención al cliente, soporte, salas de juntas y muchos más servicios.

Y anunció uno de los más importantes cambios. Cuando la moneda salga al mercado público, su nombre oficialmente será ONE.

Antes de abandonar el escenario Jose se encontró con un reconocimiento sorpresa a su gran labor en OneLife y todo lo que ha hecho para que América Latina haya despegado con tantísima fuerza. Es un momento emotivo en el que Jose iba a ser agradecido por sus compañeros y el público, y sin embargo él acaba dándole las gracias a todos los demás, especialmente a Staffan.

Y el broche final lo ponían dos diamantes negros que se han convertido recientemente en las personas de mayores ganancias de toda la industria según el ranking de Business For Home.

Primero Andreea Cimbala, que hablo de su proceso hasta convertirse en una de las personas más poderosas del Network Marketing y nos dio unos valiosísimos consejos desde su experiencia.

Ella nos anima a observar a los líderes a nuestro alrededor, no sólo aquello que nos gusta, lo que atrae la atención, sino todo. Hay que valorar la experiencia de aquellos que ya han andado el camino antes que nosotros.

Andreea también nos recordaba que la inspiración y la motivación no son suficientes si no hay acción. Debes hacer algo, debes hacerlo todo.

Igor E. Alberts, realmente emocionado y asombrado por todo lo que había visto en este fin de semana, nos traía parte de su sabiduría, con su toque personal y único.

Lleva treinta años en la industria y tiene mucho que compartir, pero quiso hacer un especial énfasis en la importancia de la educación, y sobre todo la educación financiera. Algo que no te enseñan en la escuela.

Igor también como casi deja pasar la oportunidad de OneLife. Le dieron tres oportunidades de decir que sí. Y a la tercera fue la vencida. De todo lo demás, estamos siendo testigos en estos momentos.

Momentos realmente mágicos.

0

Ayer jueves ya se podían encontrar a numerosos líderes llegando a Panamá o reuniéndose en la ciudad para prepararse ante el Gran Evento del domingo y todas las actividades que quedan por delante estos días. Y Mariana Lopez de Waard también se encontraba ayer reunida en una cena con líderes de todo el mundo, preparándose para los entrenamientos y el super evento. Nos envía desde Panamá estas fotos y nos recuerda que este fin de semana, Panamá es el sitio en el que hay que estar si de verdad tienes hambre de éxito.

 

0

Decir que el éxito es un estado mental va más allá de estar a gusto con uno mismo y saber apreciar los pequeños éxitos del día a día. Si es cierto que tiene mucho que ver con saber frenar una frustración que en muchas veces te puede impedir ver lo que sí has logrado.

Pero lo realmente importante del “éxito mental” es lo siguiente:

El éxito no te dará la felicidad, sólo te proporciona mayor libertad para vivir tu felicidad. Sin embargo, sólo la felicidad te puede proporcionar el éxito verdadero.

Esto que te cuento puede parecerte la mayor trampa de todas ahora mismo: “¿Cómo voy a ser feliz si no logro lo que quiero?”

Bien, es que la felicidad no es cuestión de logros. La felicidad no se consigue sumando puntos, comprando chismes ni ganando posiciones. De hecho, puedes heredar una fortuna hoy y que tu infelicidad la destroce en pocos días.

¿No has oído ninguna historia de alguien que aparentemente lo tenía todo, pero no estaba bien? Esas cosas pasan.

El éxito mental es encontrar esa felicidad tuya y ponerla a servicio de tus planes de vida. Son dos elementos separados pero que trabajando en armonía consiguen algo realmente asombroso.

¿Y qué es realmente la felicidad?

Crees que es ese estado de euforia que tienes cuando consigues algo que buscabas, pero es mucho más. Es un completo entendimiento de ti mismo, de tus motivaciones. Es saber apreciar las pequeñas cosas. Es, también, aprender a expulsar comportamientos y pensamientos tóxicos de manera que nuestra mente sea más como un jardín hermoso, cuidado, donde todo crece y florece. Las ideas, los planes que se convertirán en hechos…

 

Ese tipo de felicidad no tiene nada que ver con el conformismo. Te prepara para ver de qué eres capaz, que puedes lograr, no te retiene en una zona de confort.

También te hace ver qué es importante y qué no. Qué es algo que merece la pena y qué sólo te distrae de tus metas.

Cuando logras ese estado mental, nada te parecerá imposible. Y si no es imposible, ¿Por qué no lograrlo?

Pero para llegar hasta eso, debes aprender más de ti mismo.

Es un trabajo exhaustivo. Es el mayor esfuerzo que vas a tener que hacer para lograr el éxito en cualquiera de las áreas de tu vida. Porque este éxito mental no sólo te lleva a un éxito profesional, sino al ÉXITO, con mayúsculas, en todo lo que te propongas.

Debes estudiarte a ti mismo con tanto ahínco o más, que como estudiarías para ser un buen profesional. Debes leer, abrir tu mente, escuchar tus sentimientos y entender de dónde vienen tus sueños y por qué a veces tu mente se llena de malas voces que machacan tus ilusiones.

Debes aprender a disfrutar de cada día, y al mismo tiempo, aprovecharlo al máximo para construir la mejor versión de ti mismo.

Debes enfrentarte a la frustración, aprender a que deje de hacerte daño. Ganar paciencia y dejar de esperar una gratificación instantánea para verte capaz de seguir adelante.

Así creas una mentalidad de éxito sana, paciente, optimista, inconformista y feliz, capaz de todo.

1