Día: 15 marzo, 2017

Hablemos por un momento de nuestros hábitos como Networkers y cómo nosotros mismos podemos hacer que la industria sea un poco mejor. A veces nuestro entusiasmo nos pierde y hay hábitos no nos benefician personalmente como networkers, pero que además no benefician nada al resto de compañeros de profesión.
Se trata de cómo nosotros transmitimos lo que significa el Network Marketing con nuestras propias palabras y actos. Y digo esto porque es cierto que compañeros de la industria en algún momento habrán dicho algo que haya hecho poco favor a la hora de animar a la gente a tomar el negocio en serio. Incluso yo habré cometido algún error al principio, como todos, puede que tú también.

– No adornes.
El Network Marketing es maravilloso, lo sé. Lo sé por lo vivo cada día y es una de las mejores decisiones que pude tomar jamás. Me cambió la vida por completo y ahora tengo una vida que ni siquiera me habría atrevido a soñar.
Pero eso no lo conseguí el primer mes. Ni el segundo. Ni el tercero… Lo que quiero decir es que no deberías decir que es algo fácil cuando no lo es. El Network Marketing es algo maravilloso, pero para quienes estén dispuestos a pagar con tiempo, paciencia, mucho esfuerzo y ganas de aprender durante meses. Más vale la pena que digas la dura realidad y espantes a quienes no vayan a poder con ello y no seguir desanimando a personas que no entienden que sólo están en el proceso de aprendizaje, que no es que estén haciendo algo mal o este negocio no sirva para ellos.

– Conoce a gente, no los persigas.
Debes estar abierto a conocer a muchas personas, a crear contacto y construir relaciones. Pero ambas partes deben estar abiertas a ello. Por lo que si ves que alguien no está muy receptivo con la idea es mejor no insistir. Puede costarte al principio entender cuando alguien ha estado ocupado de verdad las últimas tres veces que quedasteis para hablar y cuando realmente no quería quedar. Una pista: Si algo de verdad te interesa, no estás nunca lo suficientemente ocupado para prestarle unos minutos. Además, hay que separar una línea entre ser perseverante y ser un pesado, y a eso no queremos llegar.

– Discute menos que no sirve de nada.
Tu sabes que tu negocio funciona. Cuando encuentras a alguien que, además de no tener ningún interés, te insiste en que no es un trabajo de verdad, o que no es un negocio legítimo, es mejor pasar y gastar tu tiempo en algo más productivo. Porque esa persona no va a cambiar de opinión por más datos que le des.
Este tipo de personas cerradas y centradas sólo en su opinión existen en casi cualquier tema, hay personas que pueden negarte que la fuerza de la gravedad existe, aunque no pares de tirar cosas al suelo delante de sus propios ojos. No vas a conseguir que diga nada diferente y sólo conseguirá que acabes perdiendo los nervios, cosa que no te viene nada bien. Sabes que se equivoca, pues ya está, a seguir viviendo tu vida y construyendo tu negocio.

– Control Online y Offline.
Modales básicos: no entres en discusiones, no descalifiques o arremetas contra otra compañía del mismo sector. Y no postees sin control y de manera masiva e invasora. Sé que quieres hacer contactos, pero eso sólo va a espantarlos.


 

¡Dale a Me Gusta a Mariana Lopez de Waard en Facebook para más consejos! Y, si quieres formar parte de un grupo fuerte y unido, no dudes en enviar un mensaje con tus datos y ella se pondrá en contacto contigo personalmente .

0