Día: 13 febrero, 2017

Si ya sois parte de esta fantástica industria que es el Network Marketing ya sabéis de que se trata la duplicación. Pero si aún no lo conocéis lo suficiente, dejadme que os explique.

La duplicación es simplemente la acción de enseñar los mecanismos y las herramientas del trabajo en network marketing a los nuevos distribuidores. Y de manera en que ellos el día de mañana también puedan enseñarlo cuando ya lo dominen. Duplicas la técnica, duplicas el sistema, pero al final cada persona la pondrá en práctica con su propio toque especial, porque, aunque todos aprendamos de la misma manera, también es necesario saber destacar y tomarnos la libertad de ser quienes realmente queremos ser en un negocio en el que puede permitírnoslo.

El arte y el poder de la duplicación están en el sentimiento sincero de querer crear nuevas carreras, de potenciar a las personas, ayudarlas a descubrir y aumentar sus talentos. Que te importe realmente que tengan un comienzo en la industria lo más feliz posible. Este es un trabajo que puede llegar a ser duro y frustrante en las primeras etapas, así que es vital que nosotros, los líderes, los mentores, los patrocinadores… no lo pongamos aún más difícil con entrenamientos improductivos o con falta de interés.

Ahí es donde entra el poder de una buena duplicación, una duplicación cargada de energías positivas.

Así que, como mentor, ¿qué puedes hacer para una duplicación efectiva y positiva?
Se empieza por planificar un encuentro para enseñar lo básico. Ya sea en persona o por Skype si ambas personas no pudieran acudir al mismo lugar. Hay que dedicar el tiempo necesario para que la otra persona comprenda a grandes rasgos desde el primer día como es el trabajo y el producto con el que va a convivir.

No debe pasar demasiado tiempo hasta el primer entrenamiento ya sea individual o en grupo. Una vez se entra en acción hay que entrar en acción completamente. En los primeros entrenamientos podéis establecer algunas tareas, o retos si preferís llamarlos así (es mucho más estimulante que “deberes” o “tareas”) para que empiecen a poner en práctica lo que habéis enseñado de forma masiva. La práctica es el único secreto para dominar cualquier técnica.

La duplicación no acaba tras explicarles qué deben hacer y cómo si no que deberéis tener un seguimiento continuo, animarlos a ir a vuestros o eventos o a que hagan los suyos propios y acudir, seguir ofreciendo entrenamientos aun cuando ya se hayan establecido.

0