Los beneficios de eliminar billetes y monedas de la circulación

Comparto hoy con vosotros este artículo del prestigioso The Economist, uno de los periódicos de finanzas más importantes en el mundo, en la que nos habla de los enormes beneficios que tendría eliminar los billetes y monedas. ¡Disfruta de la lectura!

Desde que el efectivo fue inventado en el siglo VII antes de Cristo ha sido por lo general la manera más conveniente para pagar. Pero a medida que los pagos electrónicos se hacen más fáciles (ya hay sistemas de “pago sin contacto”), los economistas están empezando a preguntarse si los billetes y monedas tienen sus días contados. Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, estima que sí: acabar con la moneda física ayudaría a los gobiernos a recaudar más impuestos, luchar contra el crimen y desarrollar una mejor política monetaria.

El plan de Rogoff parece un cambio menor. Los billetes y monedas representan una pequeña parte del dinero en circulación: sólo el 3% en Gran Bretaña (en EEUU la proporción es del 10%, en parte porque los extranjeros tienen un montón de billetes de dólar). El resto es simplemente un registro de saldos en cuentas, ya sea en un banco (en el caso de empresas y particulares) o en el banco central (en el caso de los bancos). Tiende a moverse todo por transferencias electrónicas.

Los países ricos son cada vez menos dependientes del dinero en efectivo, mientras las tarjetas de débito y crédito, las “billeteras virtuales” y demás sucedáneos crecen en popularidad. Según el Banco Mundial, estos países tenían 83 cajeros por cada 100.000 adultos en 2008; en 2012 sólo tenían 68. Un documento de la Fed de San Francisco muestra que en EEUU la proporción de transacciones con dinero en efectivo ha disminuido en los últimos años. Hasta mediados de la década de 1990 el valor total de los billetes de $ 50 o menos creció en línea con la economía. Desde 1993 hasta 2013, sin embargo, la economía estadounidense creció en términos reales (ajustados a la inflación) en un 65%, pero los billetes de $ 50 o menos crecieron sólo un 19% (ver gráfico).

Sin embargo, el efectivo sigue siendo importante. Hay $ 4.000 por cada estadounidense. Y causa todo tipo de problemas. La falsificación es uno: en 2013 el Banco de Inglaterra retiró 680.000 billetes falsos, con un valor nominal de € 11,5 millones ($ 19 millones), de la circulación. El efectivo ayuda a los criminales de otro tipo, ya que los billetes y monedas mantienen las transacciones anónimas: no se puede saber quién compra cocaína. En la OCDE la “economía sumergida” representa una quinta parte del PIB. Y la participación apenas se ha reducido en una década. Rogoff estima que en la mayoría de los países el deseo de ocultar algo de las autoridades genera la mitad del valor de las transacciones en efectivo.

Los billetes de mayor denominación son particularmente útiles para los delincuentes. Existen € 295 mil millones ($ 382 mil millones) de billetes de 500 € en circulación. Sin embargo, la mayoría de los europeos nunca han visto uno: los criminales los acaparan ya que son muy útiles para mover las ganancias (1 millón de euros en billetes de € 500 pesa sólo 2,2 kg).

La abolición del efectivo eliminaría la falsificación de un plumazo y haría mucho más fácil rastrear los pagos ilícitos. La reducción de la delincuencia que generaría sería un gran beneficio tanto social como económico. La reducción en la evasión de impuestos sólo traería grandes beneficios fiscales. Una investigación de la Universidad de Tufts estima que EEUU podría recaudar un extra de $ 100 mil millones al año si no hubiera dinero en efectivo.

Los expertos en política monetaria también ven los beneficios de las economías sin dinero en efectivo. Muchas economías ricas están atrapadas con tipos de interés cercanos a cero. Estas economías se beneficiarían de un mayor estímulo monetario en forma de tasas negativas, lo que empuja a las personas a utilizar dinero para gastar e invertir. Un artículo publicado por la Fed de Cleveland en 2012 encontró que la tasa de interés “ideal” para la economía estadounidense en la profundidad de la crisis habría sido -6%.

Sin embargo, la existencia de dinero en efectivo hace que las tasas negativas sean mucho menos eficaces. Los banqueros centrales asumen que la gente simplemente retira su dinero del banco y lo mantiene en billetes de alta denominación. De hecho ya parece estar pasando en los países donde los tipos de interés son muy bajos. De 2009 a 2013, el valor total de los billetes de $ 100 en circulación creció un 30% en términos reales. La Fed de San Francisco reconoce que los tipos de interés bajísimos fueron en parte responsables.

La digitalización plantea problemas. Por un lado, incluso en el mundo rico, todavía hay un montón de gente honesta pero “no bancarizada” que depende por completo del efectivo. Algunos economistas piensan que los bancos centrales podrían sufrir también. Inyectan dinero en la economía, tanto de forma física como virtual, mediante la compra de deuda pública. No pagan intereses sobre el dinero que han creado, pero ganan intereses sobre los bonos que han comprado. El beneficio que obtienen de esta forma, conocido como señoreaje, se envía a las arcas del gobierno. Bhaskar Chakravorti, de la Universidad de Tufts, calcula que en EEUU el señoreaje normalmente trae $ 20 mil millones al año. El Banco de Inglaterra gana alrededor de 500 millones de libras al año de esta manera.

Rogoff considera que el desguace del dinero físico reduciría los ingresos por señoreaje. Los evasores de impuestos y otros delincuentes, temerosos de ser identificados, recortarían sus gastos, y la demanda de dinero caería. Chakravorti, sin embargo, reconoce que la pérdida de ingresos sería eclipsada por ingresos fiscales más altos. También podría ser compensada con el menor coste por unidad de producción de la moneda.

También está la cuestión de si los votantes iban a tolerar la pérdida de privacidad que la abolición de la liquidez supone. Algunos pueden indignarse tanto que dejarían de usar la moneda local y convertir sus saldos bancarios en alternativas de valor, tales como las divisas extranjeras o Bitcoin, una moneda digital.

Un avance podría ser eliminar los billetes grandes como los de € 500. Eso permitiría que las pequeñas transacciones mantengan la privacidad, mientras que hace la vida mucho más difícil a los criminales.

Los beneficios de eliminar billetes y monedas de la circulación

5

You May Also Like